23enero
2021

La ciudad como programa social

Más que un lugar, más que un modo de vida, más que diversión...

Siempre me ha preocupado la velocidad con la que la vida urbana se ha ido degradando; sin embargo nadie que conozca parece darle importancia.

Hice una encuesta informal entre 40 de mis contactos urbanos (entre 25 y  40 años) para profundizar en sus creencias acerca de su entorno. La pregunta:

¿Con qué asocias el concepto "ciudad"?

La gente asocia la ciudad con cosas buenas:

  • Comodidad
  • Rapidez
  • Variedad de opciones
  • Diversión
  • Oportunidades

Pero también con cosas malas:

  • Encierro
  • Prisa
  • Contaminación
  • Angustia / Stress

¿Qué tienen en común?

  • Todos hablaron desde su perspectiva como consumidor, dando prioridad al acceso contínuo a comodidades y conveniencias, eso que destaca a las grandes urbes.
  • Ninguno advirtió problema alguno de sostenibilidad, inestabilidad o impacto ambiental
  • Todos la asumen como un entorno favorecedor y estable donde los males son necesarios, sostenibles y asumibles.

Mis encuestados no se diferencian mucho del resto de urbanitas que conozco: piensan en la ciudad como inocentes asentamientos humanos, inevitables pero deseables, sucios pero encantadores, peligrosos pero seguros, colapsados pero convenientes, que con el tiempo, simple y espontáneamente, "fueron creciendo".

Yo pienso que han pasado demasiado tiempo evaluando el mundo a través del contenido que ven en sus pantallas, con plena atención en sus egos y en desconexión con la vida real. No es una postura rara, es irresponsable e ingenua.

Atrévete a darte un pequeño chapuzón de cómo se vive en algunas ciudades: 

Si te queda duda o piensas que es una triste excepción, intenta ver al menos 5 de los videos de esta lista ; o investiga más en profundidad sobre cómo se vive en Hong Kong, luego ya puedes venir a criticarme... o terminar de leer mi opinión:

Más que lugares, las ciudades son programas industriales de negocio en los que tú y el ecosistema son los recursos principales, no los beneficiarios.

Tanto la glamorosa vida urbana como la pobreza, desigualdad social y crímenes medioambientales que se llevan a cabo para sostenerla son subproductos directos del programa, de lo que los gestores tienen mucha mas consciencia que tú.

A diferencia de lo que opina el 100% de mis encuestados, creo que la comodidad, la rapidez, las opciones y la diversidad son sólo otros subproductos de algo más profundo, a gran escala y con implicaciones que pronto nos afectarán a todos:

La explotación abusiva, sistematizada, optimizada y controlada.

¿Explotación abusiva? ¿De qué? 

De ti, del ambiente y de todo lo que pueda ser explotado, sin consideraciones posteriores ni planes de sustentabilidad.

Pero no es una explotación cualquiera, anticuada, obvia, impuesta, no; es una idea revolucionaria a largo plazo, el sueño más ambicioso del comerciante más decidido:

"Vamos a hacer todos como si la naturaleza fuera infinita y abusemos todos de todos! Así pues, si alguien abusa de ti, solamente debes buscarte a alguien más débil y haz lo mismo, YEY!"

Los gestores (líderes, creadores, garantes, impulsores) de las ciudades solo quieren una cosa: ganar cada vez más , hasta que la goma aguante; y adivina ¿quién es la goma? si,  tú y tu ecosistema, ese del que olvidaste que eras parte.

Para que no te importe tanto, han decidido explotar tu  gusto por la comodidad, la diversión y el exceso y convencerte que todos deberían hacer lo mismo.

Hablamos de comerciantes adictos y egoístas (como la mayoría) que si tienen el coraje, la determinación y la falta de empatía necesarios para ir a por todo, pasando por encima de todo y de todos. Ellos de verdad se creen (como tu, quizás) que todos tienen derecho divino y natural a la riqueza infinita y al abuso.

Abusar de los recursos naturales tiene consecuencias muy contundentes que cuesta esconder pero abusar de la gente es muchísimo fácil y rentable: los humanos tenemos un poder emocional / energético casi ilimitado que nos permite adaptarnos a las más hostiles de las condiciones y aún así seguir generando vida.

Vivir en una ciudad es como mudarse a un parque de diversiones para tener todas las atracciones cerca, es como pretender mantener el  aire acondicionado encendido todo el año: un exceso divertido y estimulante que debía ser temporal pero se hizo eterno.

Somos El recurso renovable por excelencia y la ciudad es la instancia en la que se perpetúa su extracción.

El programa ciudad se basa en convencernos de que ABUSO = VIDA.

¿Sistematizada?

En la ciudad reina un único propósito: maximizar ganancias de los gestores. 

El éxito de este proyecto se basa en el ferviente deseo de las personas de formar parte de él.

Esta habitación cuesta entre 180 y 250 USD al MES!, ¿Qué es eso que tienen las ciudades que la gente prefiere vivir así?

Antes era muy sencillo pues las ciudades jóvenes no mostraban más que oportunidades y riquezas para todos;  ahora se ha hecho un poco más complicado convencer a la gente de venir a trabajar un entorno saturado, hacinado, contaminado y sobrevaluado para ganar apenas lo suficiente como para mantenerse.

Mientras más difícil se hace el mostrar a las ciudades como paraísos consumistas / pinochescos, más se evidencian los mecanismos que los gestores han utilizado para sostener semejante emprendimiento: Todas la instituciones que la sostienen están en consonancia con el objetivo ; desde la educación que recibes hasta las noticias que te informan, todas son parte del mismo show. 

De manera progresiva, medios de comunicación, gobierno, redes sociales e influencers se integran de formas cada vez más obvias para optimizar la ejecución del programa y la entrega del mensaje.

Mira uno de sus infinitos recursos para desmotivar tus intentos de salir de ella y despertar de la hipnosis.

Esa sensación de bienestar citadino / consumista que has tenido por algunos años no es sino tu poder de adaptación, en acción: por generaciones y de manera paulatina,  tu y tu familia se han adaptado a condiciones cada vez más humillantes, tomando lo que pueden, haciendo del encierro domiciliario un bastión de vida y enseñando a los mas chicos a seguir normas por más absurda que sean.

¿Control?

La ciudad se caracteriza por una intensa difusión de sus mensajes a través de sus "medios de comunicación"; no hay un rincón donde no haya un TV encendida, por lo general con noticias o programas de opinión. Sabes que estás en la ciudad no tanto por el olor y el ruido sino por las voces que nunca jamás se callan.

No es un accidente, no es producto de la pluralidad y el caos urbano; has de saber que TODAS las empresas que emiten noticias son propiedad de pocos grupos que además de haber convertido un derecho público en un negocio privado, controlan férreamente la información que brindan.

La ciudad tiene un lenguaje propio; eso que tu llamas noticias son en realidad grandes campañas de marketing super masivas encargadas de definir (literalmente) la realidad de los ciudadanos: lo que es y no es justo, lógico, aceptable, cool y sano.

La mayoría de las escuelas, técnicos, universidades, institutos científicos, fundaciones e instituciones mecanismos son sólo  estructuras de soporte para dichas campañas.

¿Y cuál es el objeto de esta propaganda tan intensa? Prolongarse el mayor tiempo posible, hasta las últimas consecuencias y a toda costa, a través del miedo.

¿Miedo a que?

Miedo a morir, a no tener, a perder, a enfermarte, a y equivocarte y sufrir...

La verdad, no importa a qué; lo que sí importa es lo que haces cuando lo sientes.

  • Las decisiones que tomas
  • En qué te concentras
  • Los derechos que cedes
  • Las humillaciones que toleras

En la ciudad, el miedo es tu DNI, tu verdadera contribución; es lo que la mantiene siendo lo que es.

Sin el miedo de la gente, las ciudades se desinflarían al llegar a un punto de saturación, sin llegar al colapso, se crearían otros asentamientos sustentables en otros lugares y estuviéramos viviendo otra historia.

La insustentabilidad no es un estilo de vida, es un trance

Tienes el derecho de vivir como te dé la gana; nadie duda de eso. Pero también tienes el deber de responder por tus acciones, aunque no las quieras ver, ya sea por egoísta o por intoxicado de tanta TV. 

Seas quién seas, pienses lo que pienses, hagas lo que hagas, vas a ver el colapso de ciudades debido a todos esos problemas a los que siempre hiciste la vista gorda; eventualmente TODO lo que ha negado, te va a venir a morder el trasero, todo.

Si vas a tener que responder por tus acciones,  es mejor que sean tuyas y no producto de una inducción externa ¿O no?

¿Cuánto de lo que haces, dices, eliges, ensucias y destruyes lo haces en plena consciencia y cuánto lo haces por hacer caso y confiar  en que tus líderes "saben lo que están haciendo"?

Más temprano que tarde comprenderás que tu estilo de vida urbano está basado en algo que aceptas sólo porque no eres consciente del gran panorama.

Más temprano que tarde deberás encontrar nuevas formas de desarrollarte, subsistir, interactuar y entretenerte. 

Y entonces te darás cuenta de se trata de una simple elección; y es muchísimo más fácil de lo que imaginas.

Photo by Justin Luebke on Unsplash
English Spanish